¿Será que  lo que comemos nos daña?

La mayoría de las veces me preguntan que si esto o aquello es malo; mi respuesta es siempre la misma, todo depende y no existen generalizaciones pues todo en este tema tiene una excepción.

Entonces, en nutrición todo tiene un pero”. No podemos decir todo es bueno ni todo es malo. 

Y actualmente, todos los alimentos tienen un “pero”.

Varios de los “pero” como los de la fotografía de este post son muy relativos.

Analizaré cada uno (no tan a profundidad) para que no se esté malinterpretando el mensaje y la realidad se diluya, haciendo que lo verdaderamente importante pase desapercibido.

1.Carne

La carne por sí sola no causa cáncer, punto. Enfócate en la cantidad y el tipo.

¿A qué me refiero?

Bueno, compra carne fresca y cocina cociéndola. Sí, yo (Yared), no recomiendo “tanto” los asados, porque liberan compuestos llamados hidrocarburos aromáticos policíclicos (señalados como teratógenos, mutágenos y cancerígenos). Vamos que tampoco soy paranoica, ¿ok? La solución para esas ricas tardes o reuniones de carnes asadas es quitarle la “costra negrita” que se forma al asar. Además siendo sincera, sabe muy feo, súper amarga, de hecho, así que no tendrás problema en hacerlo.

Luego para los embutidos no hay solución más que disminuir. Mentira, ya sé que no me harán caso a esta recomendación y pensarán que soy una extremista (de verdad que contaditas las veces que los como). Por eso les tengo una mejor solución y recomendación. Fíjate que en la etiqueta  de ingredientes contenga ácido ascórbico y/o tocoferoles porque estos compuestos inhiben la formación de nitrosaminas (las presunta implicadas en la génesis del cáncer)

2. Pollo

La cuestión de las hormonas y antibióticos se supone que está regulado con organismos dedicados a ello. Así, ¡que no cunda el pánico!

Las primeras no se usan porque son muy caras y no da rentabilidad a su uso. El engorde es en base a un enfoque genético muy particular que en otro post me gustaría contarte.

Los segundos sí se tienen que usar porque los animales al igual que nosotros se enferman y es mucho más peligroso que no se usen a que se usen, sus pros superan los contras. Los encargados de su control deben supervisar que los antibióticos salgan del organismo del animal antes de ser consumidos por nosotros.

3. Cerdo

Es normal que el cerdo tenga colesterol, pues todos los alimentos de origen animal lo contienen. Lo que ocasiona que se eleve además del colesterol de la dieta son otros factores y hábitos  que después tocaré como tema. El punto es que no tiene nada de malo o extraño que un alimento de origen animal tenga colesterol. Aunque como siempre digo hay que moderarlo, claro que sí. Las partes del animal que más contienen es de consumo poco frecuente, ¿quién come riñones e hígado?

4. Pescado

El pescado es un alimento muy interesante de manera nutricional, por su alto valor proteico y el contenido de omega 3. Pero sí es posible que este contenga mercurio desde niveles bajos hasta altos, a causa de la contaminación de los mares. Como dato los pescados más grandes tienen más que los pequeños.

Las consecuencias de una intoxicación podrían ser retraso mental, convulsiones, pérdida de visión y audición, retardo en el desarrollo, trastornos del lenguaje y pérdida de memoria. También puede afectar al sistema cardiovascular. Por eso en los niños y embarazadas es mejor evitarse.

5. Frutas y verduras

El contenido de pesticidas en las frutas y verduras lo he analizado y meditado muchas ocasiones, puesto que soy una gran consumidora y  además promuevo el consumo de frutas y verduras.

He llegado a una conclusión no científica sino de razonamiento y lógica personal que quiero compartir con ustedes. El uso de pesticidas lleva existiendo, según leí en una publicación o artículo (si me equivoco porfavor tengan la sabiduría de corregirme) 30 años. Los estudios e investigaciones científicas de los efectos positivos del consumo de frutas y verduras no distinguen si son orgánicas o no orgánicas, por eso es que llego a mi conclusión, muy personal, reitero, que si bien los pesticidas son nocivos y estaría más contenta si no los consumiera, los antioxidantes y fitoquímicos propios de las frutas y verduras sí benefician a la salud aun cuando contengan cantidades de pesticidas y plaguicidas.

Por otra parte, con el uso de plaguicidas y pesticidas se mueren las abejas y otros insectos; se contamina el ambiente. E Incluso se pierde el frágil equilibrio de nuestra coexistencia causa de la deforestación y la extinción de otros organismos animales, hasta  la salud del agricultor resulta perjudicada.

6. Aire

Este es un asunto en el cual, si te soy sincera, no soy experta; pero lo poco informada que estoy me permite decir que desde 1990 en México hay gasolinas sin plomo. Para otras fuentes de contaminación les dejo su parte a los expertos en el medio ambiente y su cuidado, y aprovecho para agradecer su trabajo.

7. Agua

El agua se debe potabilizar con cloro para eliminar microorganismos patógenos dañinos. Existen cantidades permisibles y también están reguladas. No tiene caso la cantidad exacta pues en nuestras casas no lo podemos medir. De verdad, no hay razón para temerle al cloro en una cantidad mínima, es más el cuerpo necesita del cloro para sus funciones.


En resumen, es frustrante saber y no saber qué es lo que estamos consumiendo. ¿cierto?Aun cuando queramos ser muy saludables, darnos cuenta que solo si comemos orgánico -libre de pesticidas en los vegetales u hormonas y antibióticos en los animales- alcanzaremos la meta y que la adquisición de alimentos orgánicos está fuera de nuestro alcance económico (por lo menos del mío sí).

¿Qué pódemos hacer cuando no podemos controlar esta situación?

Te adelantó que la respuesta no es dar rienda suelta al consumo desmedido de todo, pues al fin y al cabo todo daña.

Al contrario lo más importante y la respuesta sí es la moderación.

Además de la moderación, la idea que se me viene a la cabeza las veces que he analizado el punto, es que preferiría que mis alimentos fueran orgánicos sí, pero no los puedo tener. No por ello me creo una psicosis en la que me obsesiono y pienso que me voy a enfermar al no consumir orgánico. Por supuesto que no. Yo hago lo que está en mis manos. Si el problema no tiene solución para qué me preocupo. Elijo ver el vaso medio lleno a medio vacío.

No te quedes con el: “todo daña” y entonces optes por una postura de “me da igual, de todos modos de algo me he de morir”. Ve siempre lo positivo.

Uno de mis sueños es que exista una ley que exija la eliminación de los pesticidas incluyendo a los transgénicos (roundup ready) que dañan de manera indirecta y/o directa el ecosistema y también a nosotros. Mientras tanto tendré que seguir sin consumir orgánico aunque con la esperanza que que algún día todos lo haremos porque forma parte de la sustentabilidad y del cuidado del ambiente, así como de la salud.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s